U$S 1.540 millones y 20.000 puestos de trabajo crearon las 1,2 millones de hectáreas forestadas en el Uruguay

Forestación

En el año 2015 las exportaciones del sector forestal alcanzaron los 1.540 millones de dólares, ubicándose en el segundo rubro exportador del país después de la carne. Además, en la actualidad se destaca la integración de la forestación en predios ganaderos sin que merme significativamente la producción pecuaria de esas zonas.

 

 

Según la página web de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay, un 25% de la superficie afectada por la forestación se encuentra ocupada por bajos, cortafuegos y caminos, los cuales son pastoreados para controlar la vegetación y reducir los riesgos de incendios forestales. A su vez, los bosques ejercen un efecto de abrigo y sombra sobre el ganado, lo cual disminuye su gasto energético. Todo ello permite que la dotación de ganado en los campos con plantaciones forestales sea sólo levemente menor a la dotación existente previo a las plantaciones.

 

 

Uruguay desarrolló su sector forestal mediante la implantación de bosques y la conservación de los montes naturales. El respeto por el medioambiente y la apuesta por la sostenibilidad del sector desde el punto de vista económico y social son prioridad para los productores que operan en Uruguay. El país cuenta desde el año 2004 con un Código Nacional de Buenas Prácticas Forestales, elaborado por la Dirección General Forestal (DGF-MGAP), la Inspección General del Trabajo y la Seguridad Social (MTSS), la Dirección Nacional de Medio Ambiente (MVOTMA), el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Departamento Forestal de la Facultad de Agronomía (FAGRO), la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Uruguay (AIA), la Asociación de Empresas Contratistas Forestales del Uruguay y la Sociedad de Productores Forestales (SPF). Este documento es una herramienta para el Manejo Forestal Sostenible y reúne un conjunto de prácticas socialmente aceptables, económicamente viables y ambientalmente adecuadas. El Código es de aplicación voluntaria pero ha sido puesto en práctica por la casi totalidad de las empresas que trabajan en el sector.

 

 

 

Impacto laboral

La producción forestal tiene un impacto positivo y relevante sobre las condiciones sociales de las zonas en las cuales se desarrolla, generando oportunidades laborales, en particular en zonas rurales y semi-rurales.

El sector forestal ha generado más de 20.000 puestos de trabajo favoreciendo la especialización en diferentes oficios, siendo en el sector agropecuario el que cuenta con mayor proporción de trabajadores calificados (OPYPA 2014). Asimismo se ha incorporado mano de obra femenina, favoreciendo la radicación de la familia en el interior del país.

Las empresas  trabajan permanentemente en la profesionalización de todas sus etapas, estimulando condiciones de trabajo adecuadas y seguras, generando instancias de capacitación. En torno a la actividad forestal se ha generado un importantísimo número de pequeñas y medianas empresas de servicio con radicación en el interior del país.

La industria cuenta hace más de 15 años con el Decreto de Regulación de las Empresas Forestales Nº 372/99, que reglamenta las condiciones de seguridad, higiene y salud ocupacional en el trabajo forestal.  Dicho reglamento fue elaborado con la participación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Sindicato de los trabajadores (PIT-CNT), Asociación de Empresas Contratistas Forestales (ASECFUR) y La Sociedad de Productores Forestales (SPF).

 

Los Bosques en el Uruguay

Al año 2015, los bosques ocupan en el Uruguay alrededor de 2 millones de Ha, de las cuales  un 58% corresponde a bosques plantados y un 42% a bosques nativos.

Hasta la entrada en vigencia de la Ley Forestal Nº15.939 de fecha 28/12/87, la superficie de bosques plantados con fines industriales era de 46.000 hectáreas alcanzando actualmente 1,2  millones de hectáreas aproximadamente.

 

Zonas forestadas

Los departamentos con mayor concentración de plantaciones forestales son Rivera, Tacuarembó, Paysandú, Río Negro y Lavalleja. Dicha distribución obedece a la mayor concentración en dichas zonas de suelos de prioridad forestal. Dichos suelos, de buena aptitud para el crecimiento de los árboles son a su vez de baja productividad agrícola y pecuaria. Las especies más utilizadas son Eucalyptus grandis, Eucalyptus globulus ssp. globulus, Eucalyptus globulus ssp. maidenii, Eucalyptus dunnii, Pinus elliotti y Pinus taeda.

Históricamente, la demanda de leña ha sido el factor determinante de los niveles de extracción de madera en Uruguay. La leña llegó a representar cerca del 90% del volumen anual de producción de madera, fundamentalmente como consecuencia de la crisis petrolera mundial de los ’70.

El desarrollo de nuevas plantaciones forestales iniciado a fines de los años 80 determinó que a partir de la década siguiente se incrementaran los volúmenes de madera disponibles y por tanto los usos y destinos de la misma.

El principal factor de cambio fue el fuerte incremento en la exportación, que comenzó siendo básicamente de madera rolliza, y luego incorporó los chips para pulpa, la madera aserrada, los tableros y la pulpa de celulosa. En forma paralela se mantuvo de manera estable una corriente exportadora de papel.

El sector forestal fue evolucionando desde una fase en la que básicamente se desarrollaron las plantaciones, hacia una fase de desarrollo industrial y comercial. Esto se evidencia en el incremento y mejoramiento de la capacidad instalada de los aserraderos, secaderos, plantas de impregnación, plantas de papel y cartón, y en la instalación de plantas de chipeado, de tableros de madera, y dos plantas de pulpa de celulosa.

 

Marco Legal

La Ley Forestal Nº15.939 (28/12/87), aprobada por unanimidad parlamentaria, y sus decretos reglamentarios, constituyen los principales instrumentos para implementar la Política Forestal Nacional. Los dos objetivos principales de dicha política fueron la conservación de los bosques naturales y la ampliación de la base forestal del país para un posterior desarrollo industrial.  La Ley forestal declara de interés nacional la defensa, el mejoramiento y la ampliación de los recursos forestales y en general el desarrollo de la economía forestal encargando su ejecución al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de la Dirección General Forestal. Esta ley impulsa el manejo forestal sostenible mediante diversos mecanismos de promoción. Para acceder a los beneficios otorgados por la misma, las plantaciones forestales deben contar con un proyecto aprobado por la Dirección General Forestal de acuerdo a  los lineamientos técnicos establecidos.  Actualmente dichos beneficios se han reducido de manera importante permaneciendo algunos de ellos exclusivamente para la producción de madera con destino a la industria del aserrío, tableros de madera y para los bosques protectores. (Toda la legislación forestal puede encontrarse en la web de la Dirección General Forestal).

 

Uruguay forestal 

La República Oriental del Uruguay, situada en la zona templada de América del Sur, se ubica en la misma latitud que los principales emprendimientos forestales del mundo, encontrándose en una zona climática similar a las de Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Chile. De las 17.600.000 ha de superficie terrestre que dispone el país unas 16.400.000 ha se pueden utilizar en actividades agropecuarias, encontrándose un 5% de dicha área cubierta por bosques nativos y un 6,5% por bosques implantados.

 

En base a: http://www.spf.com.uy/

Fotos y video: http://www.spf.com.uy/

Pin It