Forestales argentinos podrán abastecer a UPM… y los “ambientalistas de Gualeguaychú” ¿cómo reaccionarán?

Forestación

El gobierno de la provincia de Entre Ríos derogó la Ley que prohibía “la venta y/o salida de rollizos y chips destinada a la exportación como materia prima para empresas fabricantes de pasta celulósica…”. Ahora las empresas forestales argentinas podrán venderle madera a las plantas de celulosa del Uruguay… y entonces surge la pregunta ¿cómo reaccionarán los asambleístas de Gualeguaychú?

El gobierno de Entre Ríos derogó la polémica “Ley de la Madera” que fuera promovida y aprobada durante el conflicto ambiental que mantuvieron Argentina y Uruguay como consecuencia de la instalación, en territorio uruguayo, de una planta de celulosa de la empresa Botnia (hoy UPM).

Como consecuencia de éste conflicto la ruta 136, a la altura de Arroyo Verde (Argentina), estuvo cortada desde 2006 hasta junio de 2010 y los asambleístas impidieron por la fuerza el tránsito por el Puente Internacional General San Martín, que une Gualeguaychú con Fray Bentos.

 

Cambio de actitud en el gobierno argentino

Recientemente la Cámara de Diputados de Entre Ríos derogó la ley que impide la venta de rollizos de madera, conocida popularmente como “Ley de la Madera”, promulgada en marzo de 2007 durante el citado conflicto.

La iniciativa, impulsada por el gobernador Gustavo Bordet, se votó en la Cámara Baja provincial y contó con el rechazo de los legisladores de Gualeguaychú Leticia Angerosa y Sergio Kneteeman. Además, en esa oportunidad, varios vecinos que conforman la Asamblea Ambiental de esa ciudad repudiaron la decisión con pancartas y cánticos alusivos a la defensa del medio ambiente.

La Ley de la Madera prohibía “la venta y/o salida de rollizos y chips destinada a la exportación como materia prima para empresas fabricantes de pasta celulósica que generan residuos contaminantes, lesiona los derechos de los ciudadanos entrerrianos consagrados en los artículos 41 de la Constitución Nacional y 5 de la Constitución Provincial”.

Con la derogación estaba previsto activar un plan foresto industrial aunque sobre ese punto no hubo avances concretos en la Legislatura y tampoco en la provincia hasta hoy, señaló la agencia de noticias Télam.

 

Un “contrasentido”

El gobernador de Entre Ríos, tildó como un “contrasentido” la existencia de tal prohibición, ya que como mandatario él “pelea para que se abran las exportaciones de cítricos a los Estados Unidos y Brasil, y por otro lado tiene un artículo que prohíbe exportaciones”.

Reconoció que la derogación fue solicitada por las distintas cámaras forestales y aclaró que desde su gobierno “somos los más interesados en conservar los recursos naturales”.

“Esta ley salió en pleno conflicto por las pasteras y fue hecha a medida de la demanda de los ambientalistas de Gualeguaychú en un momento especial, con un puente cortado, pero después los dos países se sometieron al Tribunal de La Haya y hubo un laudo; nos puede gustar o no, pero no se puede desconocer”, dijo Bordet.

 

Asambleístas “desconcentrados”

Luego de la sesión, el asambleísta de Gualeguaychú Juan Veronesi dijo que en la Asamblea están “desconcertados”, por esta determinación y atribuyó la derogación “a un gran negociado con las corporaciones que están prendidas en esto, como la Asociación Forestal Argentina (AFoA)”.

“Las razones que se esgrimen no son válidas, como tampoco lo son las de Etchevehere con sus dichos lamentables de los últimos días”, criticó.

Veronesi se refiró en estos términos a las declaraciones del ministro de Agroindustria, el entrerriano Luis Miguel Etchevehere, que precisó que el país importa papel que “tranquilamente podría producirse acá”, con lo que dejó abierta la posibilidad de promover la instalación de fábricas de pasta de celulosa en Entre Ríos.

 

Director de Recursos Hídricos del Ministerio de Ambiente de la Nación se opone

Tras la aprobación, a pedido del ministro del Interior, del Plan Maderero que puso fin a la prohibición de exportar madera a Uruguay, el director de Recursos Hídricos del Ministerio de Ambiente de la Nación, Osvaldo Fernández, cuestionó el proyecto sancionado.

Dijo que no comparte la decisión de los legisladores entrerrianos de derogar la ley de la Madera, lo cual se concretó en la Cámara de Diputados, al quedar sancionado el Plan Maderero impulsado por el gobierno provincial de Gustavo Bordet y el nacional a través del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Fernández es ex abogado de la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú, integra Cambiemos como parte del partido GEN de Margarita Stolbizer -que en Entre Ríos tiene la particularidad de participar en la coalición- y es autor de la ley derogada por los diputados.

Según Fernández, en el caso del Plan Maderero de Bordet-Frigerio “no se focalizó en la cantidad de fuentes de trabajo que se dieron a partir de la Ley de la madera, sino que se puso el acento en la venta de rollizos sin valor agregado, con destino a las fábricas de celulosa existentes en Uruguay”, advirtió en alusión a la pastera UPM, ex Botnia.

 

Antes de que se aprobara

Unos días antes de que se aprobara la derogación de la “Ley de la Madera” los representantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú mantuvieron una reunión con la Secretaria de Ambiente de la Provincia de Entre Ríos, para dialogar sobre el proyecto de Ley.

En esa instancia el asambleísta de Gualeguaychú, Juan Veronesi se reunió con la secretaria de Ambiente, Belén Esteves; con el ministro de Producción, Carlos Schepens, y otros funcionarios. Al finalizar el encuentro el dirigente afirmó: “No nos oponemos a la instrumentación de un plan foresto - industrial, ni a la creación de fuentes de trabajo, pero no queremos que se afecte el medio ambiente”.

Además cuestionó la iniciativa que impulsaba el Poder Ejecutivo y sostuvo que “el proyecto para derogar la Ley de la Madera abre la puerta para que toda la materia prima que tenemos nosotros (los argentinos) se vaya al extranjero sin valor agregado… Hace 15 años que venimos luchando contra las pasteras e incluso el Estado nacional, funcionarios, legisladores nacionales y provinciales se opusieron a Botnia y llegaron hasta el Tribunal Internacional de La Haya, por lo que ahora no podemos alimentar desde Entre Ríos a esa pastera, una planta ilegal, contaminante y que no protege el ambiente ni la salud humana”.

Isabelino González Camejo

Director de www.PortaldelaCarne.com

Foto: http://www.elentrerios.com/

 

Pin It